Entender el sinhogarismo


El fenómeno del sinhogarismo y la compleja problemática de las personas en situación de sin hogar (PsSH) representa la expresión más extrema de los procesos de exclusión social. En AIRES tenemos claro que es la manifestación del fracaso de un modelo social que tiende cada vez más hacia la desigualdad en el acceso a bienes básicos, que favorece el individualismo y el aislamiento y debilita las redes de apoyo social y la solidaridad.

 

La Realidad

  • No tener un hogar implica muchas situaciones que la mayoría de las personas damos por sentadas en nuestras vidas. Significa no tener intimidad, no poder descansar, no tener un lugar en el que relacionarte con tu familia y amistades, tener que recorrer cargado media ciudad para poder ducharte...
  • Como a cualquier otra persona, esto genera sensación de provisionalidad, aislamiento, inseguridad, inestabilidad emocional,... y la sensación de no pertenecer al mundo que nos rodea. Además, la mayoría de las personas que viven en la calle pasan una gran parte de su tiempo en soledad.
  • Socialmente invisibles, las personas que sufren esta situación padecen además una clara vulneración de sus derechos más básicos, como el derecho a una vivienda, a la seguridad personal, a la igualdad o a la participación social.
  • La dureza de la vida en la calle no la podemos imaginar quienes no la hemos vivido;  solamente señalaremos que la esperanza de vida de las personas en esta situación es unos 30 años menor que el del resto de población, y la tasa de mortalidad entre 3 y 4 veces superior. 

 

Las Tendencias

  • Actualmente se está produciendo un aumento considerable del número de PsSH. Los datos reflejan que el conjunto de la población en situación de sin hogar cada vez muestra características demográficas más similares a la media del conjunto de la población. Es decir, cada vez más personas situadas tradicionalmente en las zonas de inclusión se encuentran actualmente durmiendo en las calles de nuestras ciudades.
  • Otra tendencia clara es la mayor cronificación de las situaciones de sinhogarismo. Cada vez menos gente sale de la situación de sinhogarismo.
  • Incremento continuado de las agresiones y delitos contra PsSH, especialmente hacia jóvenes y mujeres.
  • Aunque tradicionalmente es un fenómeno que ha afectado mayoritariamente a los hombres (en una proporción aproximada de un 80% de hombres frente a un 20% de mujeres), la tendencia  es a que el número de mujeres sea cada vez mayor. El grado de deterioro de las mujeres que llegan a esta situación suele ser muy grande y, además, tienen que enfrentarse a problemáticas añadidas; doble discriminación, mayor violencia ejercida sobre ellas, masculinización de los recursos de atención, etc. También esta aumentando de manera continuada el número de jóvenes y personas mayores.

 

La Atención Profesional

  • Las soluciones implementadas tradicionalmente en la atención al sinhogarismo, asistenciales y paliativas, se han basado en la provisionalidad del alojamiento. Lejos de lograr la inclusión social, sino en gran parte la institucionalización y la dependencia, han colaborado en cronificar el fenómeno del sinhogarismo, en lugar de erradicarlo.
  • Creemos que esto se ha debido en gran parte a un modelo que tutela a la persona y fomenta su sumisión ante profesionales “expertos” que son quienes dirigen su vida.
  • En AIRES apostamos por una intervención profesional que desplace el foco de atención; tenemos que mirar a la persona y centrar nuestra atención en sus objetivos, sus deseos, sus fortalezas, su momento vital... y no solo en sus problemáticas.
  • Desde este punto de partida, planteamos una práctica profesional que apoye de manera incondicional a cada persona, sin coacciones de ninguna clase.
  • Para lograrlo creemos en apoyar la elección de metas propias y la responsabilidad personal, en colaborar con la persona, en el “hacer con” y no en el “hacer por”, en asumir riesgos de manera conjunta y que, en última instancia, sea la persona la que tome sus propias decisiones.

 

Para entender la situación de las personas que se encuentran viviendo en la calle en un momento determinado de su vida en necesario conocer no sólo quiénes son las personas afectadas por esta situación y qué dimensiones tiene, sino profundizar en los procesos y factores que han incidido directa e indirectamente en la vida de estos ciudadanos hasta llegar al a calle.

 

Dimensión de la situación

Las cifras de las personas sin hogar

En España

Características demográficas
- Un total de 22.938 personas sin hogar han sido usuarias de centros asistenciales de alojamiento y/o restauración en el año 2012. La mayor parte de ellas son hombres (80,3%).

- El 57,7% de las personas sin hogar tiene menos de 45 años, el 38,4% entre 45 y 64 años y los mayores de 64 años representan el 3,9%. La media de estas personas se sitúa en 42,7 años.

- En cuanto a la nacionalidad, el 54,2% son españoles y el 45,8% extranjeros. El 98% de los españoles están empadronados en algún municipio, frente al 77% de los extranjeros.

- Por lo que respecta a los extranjeros, el grupo mayoritario es de origen africano (56,6%), seguido por los europeos (22,3%) y los americanos (15,2%). En cuanto al tiempo de residencia, el 57,8% de los extranjeros sin hogar llevan más de cinco años en España.

- En la población extranjera sin hogar se observa mayor peso de las edades más jóvenes. El 78,6% de los extranjeros sin hogar tienen menos de 45 años, frente al 40,2% de los españoles. Esta diferencia se acentúa en el grupo de edad de 18 a 29 años.

- Si se distribuye la población sin hogar por comunidades autónoma, Cataluña (21,3%), Comunidad de Madrid (15,4%) y Andalucía (13,1%) acumulan los mayores porcentajes.

- Por cada 100.000 habitantes hay 71,3 personas sin hogar.

- Desde el punto de vista del tiempo que llevan sin hogar, el 31,9% de las personas llevan menos de un año sin disponer de un alojamiento, el 23,6% entre uno y tres años y el 44,5% llevan más de tres años sin alojamiento propio.

- Las personas destacaron como principales motivos por los que se quedaron sin hogar la pérdida de trabajo (45%), no poder hacer frente al pago del alojamiento (26%) y la separación de su pareja (20%).

Contexto familiar
- El 16,2% de las personas sin hogar están casadas o tienen pareja. El 28,2% están separadas o divorciadas, el 51,7% solteras y el 3,9% viudas. Del total de personas con pareja, el 48,6% comparte su vida con ella.

- Cinco de cada diez personas en situación de sin hogar tienen hijos.

- En relación a los antecedentes familiares, hasta cumplir los 18 años el 77,8% del total han vivido con sus padres, el 8,8% solo con su padre o madre el 5,8% con sus abuelos y otros familiares, el 4,2% en una institución de acogida y el 3,4% con otras personas que no eran familiares.

- Las situaciones familiares más frecuentes vividas por las personas sin hogar hasta los 18 años han sido la falta de dinero (41,5%) y el fallecimiento de algún miembro de la unidad familiar (41,6%).

- Además, el 36,3% han vivido situaciones de peleas o conflictos graves entre sus padres o violencia en la familia, y el 23,6% han sufrido la enfermedad grave de alguno de sus padres.

Alojamiento de las personas en situación de sin hogar
- El 89% de las personas pernocta todas las noches en el mismo lugar. El 43,9% ha dormido en alojamientos colectivos.

- Otro 20,8% ha pernoctado en pisos o pensiones facilitados por una ONG u organismo y el 35,3% restante se ha alojado al margen de la red asistencial existente, bien en espacios públicos (14.9%), alojamientos de fortuna (12,8%) o en pisos ocupados (7,6%). - Entre los que duermen en lugares no previstos para el alojamiento, el 62,7% se asea en el centro donde acuden a comer, el 61,5% en baños públicos, el 54,6% en los servicios de los bares y restaurantes, el 34,7% en parques y descampados, el 29,5% en la calle y el 22,5% en la casa de un familiar y/o amigo.

Formación y situación laboral
- En lo relativo a los estudios terminados, el 60,3% de la población ha alcanzado un nivel de educación secundaria, el 22,2% de estudios primarios o inferiores y el 11,8% estudios superiores. El 5,7% de las personas se declara sin estudios. La diferencia por sexo no es significativa. La edad media de abandono de los estudios fue 15,5 años.

- Desde el punto de vista de la situación laboral, lo más destacable de la población sin hogar es su baja participación. Así, un 77,8% manifiesta no tener empleo sin estar jubilada ni incapacitada para trabajar.

- Por edades, el 73,3% de las personas de 18 a 29 años y el 76.6% de 45 a 64 años no tienen empleo, frente al 85,6% del grupo de edad de 30 a 34 años.

- Más de la mitad de estas personas declaran estar buscando empleo (52,1%). El 38% lo llevan buscando entre uno y tres años, y el 17% desde hace más de tres.

Fuentes de ingresos y gastos
- Las principales fuentes de ingresos de la población sin hogar son las prestaciones públicas: Renta Mínima de Inserción (11,4%), prestaciones por desempleo, Pensiones Contributivas, Pensiones No Contributivas (6,5%) y otros tipos de prestaciones públicas que son percibidas por el 32% de las personas; el dinero que les da la gente (9,5%); los amigos o conocidos (8,3%) y las ONGs (7,5%).

- Respecto a los bienes y servicios en los que gastan mayoritariamente su dinero destacan la comida, bebida y ropa, y los servicios de transporte y alojamiento.

La salud
- En cuanto a la cobertura sanitaria, el 80,2% del colectivo afirma que dispone de tarjeta sanitaria. Los extranjeros en menor medida que los españoles.

- La percepción del estado de salud es mejor en los hombres que en las mujeres. El 60,7% de los hombres declara tener un estado de salud bueno o muy bueno, frente al 49,7% de las mujeres.

- El 30,7% de las personas manifiesta tener alguna enfermedad crónica. Cabe destacar la categoría de trastornos mentales en la que se ha clasificado el 16,6% de las personas con alguna enfermedad crónica. Estas enfermedades tienen un mayor peso en las mujeres (22,3%) que en los hombres (15%).

- También es importante destacar que el 15,2% tiene alguna discapacidad reconocida.

- Respecto a hábitos de vida relacionados con la salud, el 86,4% de las personas en situación de sin hogar señala que no consume alcohol o lo hace ligeramente. Solo un 4,1% de personas manifiesta un consumo alto o excesivo de alcohol. Entre las mujeres hay más abstemias y consumidoras ligeras de alcohol que entre los hombres.

Servicios sociales
- Las personas en situación de sin hogar solicitan principalmente, además de los servicios de alojamiento (60,2%) y comedor (67,3%), otros servicios sociales como los de información, orientación y acogida (56,7%) y los servicios de higiene (53,6%).

- Los servicios más concedidos a las personas sin hogar son los de comedor (64,2%), el de orientación, información y acogida (55,2%) y el alojamiento (49,5%).

- En cuanto a la opinión que tienen las personas en situación de sin hogar sobre las ayudas que han recibido el 55,6% opina que le ayudaron bastante o mucho, mientras que el 44,4% opina que le ayudaron poco o nada.

Igualdad y relación con la justicia
- El 51% de las personas sin hogar han sido víctima de algún delito o agresión. Han sido agredidas casi un 41% de las personas, y le han robado dinero, pertenencias y/o documentación a algo más del 62% de ellas. De entre las mujeres, a un 71% le han insultado o amenazado, a un 40,5% le han timado y un 24,2% han sufrido algún tipo de agresión sexual. Respecto a los hombres, un 64,2% han sido insultados, un 25,6% han sido timados, y un 1,5% han sufrido algún tipo de agresión sexual.

En Madrid

 

Espacio en construcción